Su consumo no se circunscribe a las regiones o territorios de origen del cultivo del olivo sino que se han convertido en signo de calidad de las cocinas de muchos países, concediendo a cada alimento para cada plato el distintivo de una alimentación sana, equilibrada y refinada.