¿Cómo está afrontando ESAO la crisis del COVID-19?

05 Sep, 20 | aceite de oliva,coronavirus

Entrevista a Susana Romera, directora técnica en ESAO para ver su opinión sobre la situación actual del Covid-19 y la cata de aceite de oliva virgen.

El confinamiento debido a la propagación del coronavirus ha supuesto un reto para el sistema educativo tradicional. La formación presencial habitual en ESAO, ha tenido que adaptarse a un nuevo sistema de aprendizaje en un contexto que cambia por instantes y lleno de incertidumbre.

 

¿Cómo se ha visto afectado el funcionamiento Interno en ESAO con la llegada del coronavirus?

La coordinación de todo el equipo ha sido fundamental para conseguir superar los primeros momentos de la crisis. 

A pesar de que ya se empezaban a oír rumores de la posibilidad de un estado de alarma, creo que para todos fue una gran sorpresa cuando se declaró, nos cogió de imprevisto y sin apenas tomar conciencia de lo que significaba. 

La primera decisión fue clara: La necesidad de una coordinación interna excelente, utilizando como herramienta principal la multiconferencia de video y audio. Tanto por plataformas digitales  específicas para estas comunicaciones, como a través de WhatsApp y correos electrónicos. 

Todas las opciones fueron utilizadas para coordinarnos.

A partir de esos momentos, vimos que el funcionamiento fué excelente, con lo cual desde el inicio tuvimos claro que queríamos seguir  coordinándonos de manera preferente a través de las multiconferencias de vídeo o audio mediante el uso de diferentes aplicaciones y programas existentes en el mercado.

 

¿Cómo está siendo la formación oleícola Online en momentos de crisis del Coronavirus?

Desde un principio, vimos que todo el personal tenía que abordar rápidamente la labor de formarse en toda la tecnología puntera relacionada con la  formación,  para abordar la educación a distancia de manera íntegra.

Vimos también desde un principio, que hacía falta abordar de manera urgente y profunda, el acceso de nuestros alumnos a la tecnología.

Muchos de nuestros alumnos no estaban acostumbrados a utilizar la tecnología como medio para adquirir conocimientos y formarse, pero lo que nos preocupaba no era tanto este punto.

Lo que más nos preocupó eran las dudas que albergaban nuestros alumnos sobre la efectividad del funcionamiento online para nuestros cursos.

Rápidamente fuimos viendo que esta era una labor de tiempo, y que tal y como íbamos desarrollando el Campus Online, íbamos viendo que se haría una inmersión de manera natural.

 

¿Cómo mantienen la comunicación con el alumno?

Desde que el alumno contacta con nosotros, se produce una comunicación estrecha, se le explican todos los pormenores de la formación que desea realizar o la formación idónea según la situación que nos plantee.

La persona que se matricula en el campus, desde el primer momento va de la mano de un tutor que le va guiando en todo aquello que necesita.

Sabemos que nuestro sector es un sector aún con mucha carga tradicional, y al que le está costando amoldarse a la nueva situación.

No obstante mi valoración es sin duda positiva, ya que una vez se les explica y plantea el sistema y funcionamiento de la herramienta van entendiendo que, por lo menos han de probar.

Lo que pretendemos en todo momento es que se produzca una comunicación fluida y continua entre el profesorado y el alumno.

Tenemos plena conciencia que son momentos de esfuerzo por todas las partes implicadas, tanto de ESAO como del Alumno. 

El campus Online creado a partir del coronavirus, ha sido capaz de transmitir que la comunicación no necesariamente ha de pasar por una comunicación visual y presencial a la que estábamos todos acostumbrados.

Contamos con una ventaja, y esta ventaja es que son momentos de cambio y esto todos lo sabemos y lo hemos asumido. 

 

Estudio online

¿Cómo realizan el seguimiento dentro del Campus.?

Tanto en la figura del Tutor como del profesor destaca el seguimiento diario y de manera individualizada que realizan con sus alumnos a través de los diferentes canales que nos brinda la tecnología.

El tutor tiene constancia del seguimiento del alumno a través de su panel de control.

Podemos observar qué tiempo está el alumno en el campus, así como qué materias le resultan más costosas o dificultosas, y de esta manera podemos interactuar de una manera más profesional y sobre todo podemos ayudarle más y mejor.

Los foros de debate entre los alumnos son también una excelente herramienta para hacer un seguimiento individualizado de los alumnos y ver su evolución.

No obstante, en la mayoría de cursos, cada tema está seguido de un examen de seguimiento, donde se ven los avances y sobre todo podemos valorar el nivel de conocimientos que los alumnos están adquiriendo.

 

¿Cuáles son las mayores dificultades con las que se han enfrentado?

Durante este tiempo en el que el Covid-19 es el protagonista, las mayores dificultades con las que nos estamos encontrando son las siguientes:

Talante de incertidumbre. Una de los handicaps que nos ha traído el coronavirus es el continuo estado de incertidumbre. Incertidumbre que desemboca en no poder asegurar con todas las garantías el que los eventos y los cursos presenciales programados se realicen de manera satisfactoria para todos.

La reticencia de algunos agentes del sector para iniciarse en el camino OnLine. Sobre todo cuando hablamos de la edad comprendida entre 45 y 65 años, continúan a la espera de nuestros cursos presenciales, y prefieren realizar sus reservas en los cursos que tenemos ya programados. Esto es provocado por una situación de desconfianza en la tecnología, desconfianza que irá desapareciendo en la medida en que vayan saliendo titulados 100% del sistema OnLine y vayan contando sus experiencias. A día de hoy, las valoraciones y resultados son plenamente satisfactorios.

Conseguir unas bonificaciones aún mayores que las que tenemos actualmente. Nos gustaría que la formación en el Campus fuese totalmente bonificada, tanto para trabajadores como para autónomos. De momento trabajamos con Fundae, y nuestra formación es bonificable para todos los trabajadores del sector oleícola y que trabajen por cuenta ajena.

 

¿Cómo se ha visto afectada la Cata con el Covid-19-19?

Especial dificultad nos encontramos con la cata. 

La cata, dentro de la escuela, es uno de los pilares que sustenta el resto de formación. Quiero decir con esto que la cata, la consideramos como el inicio de cualquier formación relacionada con el sector oleícola.

Sea cual sea la rama en la que vamos a trabajar dentro de la empresa oleícola, sin duda es primordial saber de qué producto estamos hablando.

Exportar, elaborar, producir, o estar en el campo van a estar condicionados dependiendo del producto que estemos manejando. 

Según lo que queramos obtener, así será el producto con el que estemos comercializando o produciendo.

No se entiende una empresa  en la que todos los trabajadores no sepan cual es el objeto de dicha empresa, ni qué calidad tiene.

Cuando empezó la crisis del coronavirus, en ESAO ya estábamos preparados para la formación en cata de manera OnLine.

Contábamos con cursos de cata a distancia, en varios idiomas.

Hemos desarrollado y aumentado nuestros productos relacionados con la cata de aceite de oliva de manera online pero nos estamos encontrando con dificultades relacionadas con determinados países.

El entrenamiento en cata, a pesar de ser una disciplina sensorial, donde los matices y sutilezas son importantes, no deja de ser un trabajo de un producto.

Intentamos profesionalizar al máximo a nuestros alumnos, y pasado un tiempo van entendiendo que se trata de un producto totalmente natural y por tanto con un gran índice de susceptibilidad de cambio.

Factores como la temperatura, la luz, el oxígeno, el paso del tiempo...entre otros, pueden modificar o deteriorar el producto. 

Intentamos crear catadores capaces de saber interpretar distintas muestras, a pesar de la distancia con su profesor.

Disponemos de tutoriales personalizadas donde vamos resolviendo todas las dificultades que la distancia en ocasiones puede producir.

Una dificultad habitual son la entrada de paquetes en determinados países que tienen reticencia de la entrada de productos internacionales.

Se trata de países que no promueven e incluso bloquean el comercio electrónico.

No obstante, a día de hoy estamos altamente comprometidos con los alumnos y seguimos peleando por llegar con la cata de aceite de oliva virgen a todos los rincones, a pesar de las dificultades que nos está planteando el coronavirus.

En estos momentos las valoraciones en la formación en cata de aceite están siendo muy positivas y esto es lo que nos lleva a seguir adelante a pesar de todos los problemas logísticos, que en estos momentos se ven agravados por el Covid-19.

 

¿Cuál es su pronóstico con la formación y el coronavirus en materia de aceite de oliva?

Mientras no nos cierren las fronteras a nivel de mensajería, en principio podremos seguir abordando la formación que más nos preocupa que es la de cata.

Continuaremos entrenando a todo aquel interesado en mantenerse al día en cuanto al análisis sensorial del aceite de oliva virgen se refiere.

No podemos bajar la calidad de nuestros vírgenes extra, y la profesionalización del sector en esta materia ha de continuar. 

El curso de maestro y mecánica, está siendo positivo y no plantean ninguna dificultad las actividades y herramientas que estamos utilizando en el campus. 

El curso manejo del olivar está teniendo una gran acogida, y ya veníamos haciéndolo de manera online desde 2018, con lo cual el coronavirus aquí no tendría tanta incidencia.

Los cursos de exportación y gastronomía, no deberían verse influenciados por un nuevo estado de alarma, dado que el funcionamiento en el campus es 100% virtual y los resultados son positivos. Las valoraciones de los alumnos desde junio 2020 son todas positivas.

No cabe duda, que una nueva decisión del gobierno por un nuevo estado de alarma, no ayudaría al movimiento y a la economía en general. 

La incertidumbre que provoca un estado de alarma, y el desánimo que se implanta en la sociedad, no ayuda a que el sector continúe con su rutina habitual de funcionamiento. La formación qué duda cabe que es un elemento más afectado por la incertidumbre.

No obstante, lo que sí estamos viendo es que la tecnología se posiciona y viene para quedarse. En la formación, para ESAO, la tecnología está siendo muy positiva, dado que estamos comprobando que el aprendizaje es totalmente posible e incluso en ocasiones las herramientas online son más efectivas que las presenciales. 

El equipo de la escuela está altamente comprometido con el Campus OnLine, y continuaremos formando y profesionalizando a todas aquellos productores y cooperativas que siempre han confiado en nosotros.

La crisis del coronavirus está presente en estos momentos, y no sabemos cuánto durará.

Hay que adaptarse a las situaciones, por muy perjudiciales y nefastas que sean, y en ESAO queremos dar ejemplo de esta adaptación. Como formadores que somos, hemos de dar ejemplo como empresa ágil y dinámica, capaz de adaptarse a las crisis.

Lo que no hay duda es que la tecnología es una herramienta más y como tal hay que utilizarla. Cada vez tomará más protagonismo y no podemos mirar para otro lado en espera que la formación presencial sea la única válida. La formación presencial se convertirá en una herramienta más de profesionalización, y como tal hay que verla. 

Hay que tener claro que los momentos de crisis son para crecer y para replantearse formatos de funcionamiento habituales, y esto hay que aprovecharlo e intentar verlo desde la óptica más positiva  posible. 

Nueva llamada a la acción

¡Suscríbete al blog!
y estarás al día de todas las novedades sobre el mundo del aceite de oliva

Publicaciones recientes

Nueva llamada a la acción