En el análisis sensorial del aceite de oliva virgen trabajamos el sentido del gusto y del olfato y es este último quien nos indique en primera instancia si se trata de un aceite fresco o un aceite viejo o defectuoso.