Ideas para empezar a diseñar un proceso de venta de aceite de oliva

05 Dec, 19 |

Lo primero es definir qué significa seguir un proceso de venta del aceite de oliva, lo segundo, decidir si vas a embarcarte en una aventura empresarial con los ojos abiertos o cerrados. Puedes alterar el orden de los factores, no importa porque van unidos como si fueran siameses y se complementan entre sí.

Porque entrar en la comercialización del AOVE y no llevar a cabo un proceso de venta del aceite de oliva extra virgen es lo mismo que comenzar a andar por un camino desconocido con los ojos tapados, antes o después, te vas a caer.

Es cierto que la recomendación parece de sentido común, y lo es. Probablemente sería un caso insólito que un empresario se iniciara en el mundo de la comercialización del aceite de oliva sin tener la más mínima noción sobre la producción del AOVE o sobre su comercialización o sobre ambas cosas. Pero, de verdad, cosas más raras se han visto.

Seguir un proceso de comercialización de aceite de oliva virgen extra implica, como primer paso imprescindible, la búsqueda de información, veraz y contrastada, que defina y perfile el escenario en el que queremos participar.

En este sentido, el panorama del mercado nacional del aceite de oliva muestra que la mayoría de la producción es vendida a granel a empresas nacionales e internacionales.

Las primeras distribuyen el AOVE a empresas privadas y marcas blancas, las segundas, como veremos más detenidamente en otro post sobre el mercado internacional del AOVE, lo distribuyen en otros países, principalmente en Italia, perdiéndose el valor añadido que podrían aportar las actividades mercantiles en este tipo de operaciones.

Es decir, hay posibilidades de negocio si se sabe explorar el mercado.

Teniendo claro que el paso que se va a dar tiene, a priori, un horizonte favorable, los expertos proponen el diseño de una llave maestra que sería un plan de desarrollo a largo plazo para la marca de aceite de oliva virgen extra que vas a lanzar al mercado. No conviene que olvidemos que se trata de un mercado muy saturado por lo que destacar la diferencia, encontrar ese valor que distinga tu marca, puede constituir el eje sobre el que gire y se impulse tu aventura empresarial oleícola.

Y ya que nos hemos fijado en la saturación del mercado nacional, sería un buen movimiento estratégico que ese plan de desarrollo incluyera la posibilidad de abrir la comercialización del AOVE al exterior, donde sí hay un mercado muy interesante para explorar.

En cualquier caso, ahora se trata de tu proyecto y tú has decidido hacer las cosas paso a paso. Para ello, te estás formando e informando, créeme, si es así, tienes casi la mitad del proyecto en marcha y el futuro pinta bien.

El proceso de venta de tu aceite de oliva ya ha comenzado. Tienes información y estás desarrollando un plan maestro que te va indicando los factores relevantes y los pasos a seguir. Entre ellos destacan algunos que, quizá por conocidos u obvios, pasan a un segundo plano cuando lo que les corresponde es el protagonismo absoluto. Hemos hablado de la innovación, pero la innovación no es nada si no contamos, por ejemplo, con un producto de calidad sobresaliente, incontestable.

La excelencia en el producto ha de ofrecerse a los clientes como una experiencia única y, para ello, no puede descuidarse ni el más mínimo detalle en la cadena de producción, empezando por la preparación del terreno, la poda o el uso de fertilizantes; continuando por el control absoluto de la llegada y transformación en la almazara y finalizando con un almacenaje que proteja al producto y asegure sus excelentes cualidades organolépticas durante el mayor tiempo posible.

Garantizar todo ese proceso, activando todos los recursos disponibles, constituye un gran paso en la evolución hacia la comercialización de un producto de previsible excelencia que, demás, si dispone de certificaciones externas que lo avalen, habrá ganado un plus que tendrá un peso muy importante a la hora de presentarse en el mercado a los clientes potenciales.

Otro factor a tener muy presente, afortunadamente, en la actualidad, está ganando relevancia, es el valor del compromiso con la sostenibilidad del planeta.

Un compromiso demostrable con el medio ambiente y bien comunicado con un mensaje claro y directo para que el público pueda entenderlo, supondrá un gran impulso en el mercado porque generará gran confianza entre los consumidores. No olvidemos que el aceite de oliva virgen extra se asocia con la naturaleza, con la vida saludable y con la tradición milenaria en un planeta que, a día de hoy, necesita muchos cuidados para seguir disponiendo de las bondades que la naturaleza nos ofrece.

Ser cómplice en ese cuidado del planeta a la hora de cultivar, extraer y comercializar el AOVE, consolidará tu imagen en mercados nacionales e internacionales. La sostenibilidad, además de ser una necesidad, puede convertirse también en una aliada, en ese rasgo que diferencie tu AOVE en el mercado. No pierdas detalle, todo suma.

Te hemos ofrecido un conjunto básico de ideas para empezar a diseñar un proceso de venta de ese aceite de oliva que estás valorando lanzar al mercado. Sopésalo y sigue adelante, la oportunidad está ante ti que has decidido apostar por la excelencia y ahora ya sabes cómo empezar a manejarte.

Si te ha resultado útil este artículo, recomiendo que solicites información del curso de Exportación y Marketing de Aceite de Oliva Virgen.

Comprueba si tu proceso de elaboración de aceites coincide con el de las marcas más premiadas

¡Suscríbete al blog!
y estarás al día de todas las novedades sobre el mundo del aceite de oliva

Comprueba si tu proceso de elaboración de aceites coincide con el de las marcas más premiadas